Cómo convertir mi casa en passivhaus

Viendo el éxito que hemos tenido en el post anterior en el que os contamos qué es una casa Passivhaus hemos querido profundizar un poco más sobre el tema. Esta vez, os vamos a explicar cómo convertir mi casa en passivhaus.

Cómo convertir mi casa en passivhaus

Aspectos a tener en cuenta:

  • La envolvente de la vivienda en el concepto passivhaus es fundamental contar con una envolvente térmica que confiera un gran aislamiento térmico. Se pretende construir un elemento que funcione con muy poca energía, ya que su envolvente tiene pocas pérdidas. Por ello para adaptar nuestra vivienda a este concepto, debemos trabajar el aislamiento térmico desde el punto de vista de la envolvente, eliminando los puentes térmicos que el edificio pudiera tener.

 

  • Los huecos de la fachada, es decir las ventanas, trabajan como captadores de luz y de calor. Este sistema se centra en aprovechar todo lo posible la energía que el sol nos aporta, a través de las ventanas. Dicho lo anterior, debemos estudiar las carpinterías tanto en sus dimensiones como en la calidad de los perfiles y de los cristales. (Puedes ver más información sobre carpinterías y cristales en nuestro blog).

 

  • Otro aspecto importante es la protección del sol en verano. En una situación geográfica como la nuestra, todos sabemos lo que implica no protegerse del sol en verano. Como ya hemos dicho con anterioridad, el concepto passivhaus tiene unos requerimientos energéticos tanto para calefacción como para refrigeración, con lo que es fundamental el tratamiento de los huecos en verano mediante protecciones que permitan el paso del sol en inverno pero que lo impidan en verano.

 

  • La estanqueidad de la vivienda es otro aspecto importante a la hora de convertir nuestra vivienda a una passivhaus. Con los sistemas tradicionales en construcción no se consiguen grandes prestaciones de estanqueidad. En el concepto passivhaus la piel del edificio debe evitar el paso incontrolado de aire, ayudando a mejorar la ventilación del edificio. Deberemos de tener especial atención a todos los elementos que atraviesen la envolvente y al tratamiento de las juntas que se producen entre distintos materiales.

 

  • La ventilación mecánica es uno de los aspectos fundamentales de este proceso. Como ya hemos visto anteriormente, se trata de viviendas muy aisladas y muy herméticas, con lo que es fundamental que sus sistemas de ventilación mecánica estén continuamente renovando el aire para que la calidad del mismo sea la adecuada. Al estar en continua renovación del aire, son fundamentales los sistemas de recuperación de calor. Dichos sistemas transfieren gran parte de la temperatura del aire “sucio” del interior de la vivienda, al aire “limpio” que se introduce en ella. En ocasiones estos sistemas se ven complementados con otros, como por ejemplo, los pozos canadienses. Dicho sistema aprovecha la inercia térmica de la tierra para que se necesite menos energía a la hora de aclimatar el aire nuevo que entra a la vivienda.

 

Como se ha visto a través del artículo existen muchos conceptos interesantes en passivhaus. Si tienes cualquier duda, o interés en que tu proyecto se adapte a este concepto, estaremos encantados de ayudarte. Visítenos en www.hogar.metria.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *